De otro mundo


Creo recordar que nunca en esta bitácora he hablado de una exposición en concreto, ni siquiera de una exposición sobre libros. Hoy hablaré de una de esas sorpresas que nos atrapan cuando nos permitimos ejercer de transeúntes y damos más importancia al camino que a la meta. La visita a esta exposición es el resultado de una serie de paradojas encadenadas: en la era de las comunicaciones, ir de Londres a Madrid o viceversa ya no es lo que era. La proliferación de las líneas de bajo coste y el consiguiente aumento del tráfico aéreo han provocado una masificación de los viajes y un desplazamiento de los aeropuertos a zonas alejadas de las grandes ciudades que hacen que el tiempo invertido en el trayecto se multiplique de manera exponencial. Así, lo que hace quince años era posible, como coger un vuelo en Barajas a las siete de la mañana y aterrizar en Heathrow antes de las ocho y media, hora local, tomar el metro y desayunar en un pub del centro para disponer del día a tu antojo, hoy es ciencia ficción. Las horas perdidas en retrasos y trayectos, la lejanía de los aeropuertos y la normativa en cuanto a la antelación con la que hay que registrarse para tomar el vuelo te obligan a renunciar, en muchas ocasiones, a una visita obligada. Los tiempos se encogen, y la lista de “places to go” se queda con muchos puntos sin tachar.

Pero todo tiene dos caras, al menos. Por culpa de esta situación tan absurda me vi hace unos días en la imposibilidad de acercarme al Museo Británico a ver el friso de Bassae. Sólo quería ver eso. Pero el trayecto de ida y vuelta en metro para coger la maleta y tomar a tiempo el tren para Gatwick, contando con las mínimas colas para comprar la entrada al museo y los necesarios pasos hasta la sala en cuestión, suponían muchos más minutos de los que tenía. Así que me tuve que resignar a ver algo en las inmediaciones de St. Pancras, y de esta forma recalé en una exposición que había en la British Library sobre un tema en el que no soy en absoluto experta y del que no disfruto especialmente. El título de la exposición era en sí un arma de dos filos: Out of this World. Science Fiction but not as you know it (“De otro mundo: la ciencia ficción, pero no como tú la conoces”) que invitaba y disuadía a la vez. Si la ciencia ficción ni me gusta ni me interesa, no pinto nada aquí, pensé. Pero si no es como yo la conozco… si va con otra vuelta de tuerca… entonces, tal vez… Además, la entrada era libre, estaba en el magnífico edificio de la biblioteca nacional británica, inaugurado hace poco más de diez años, de construcción espectacular y muy bien organizado. La sorpresa fue mayúscula: estará abierta hasta el 25 de septiembre, por lo que recomiendo a todo aquel que pueda hacerlo que la visite, ya sea aficionado a la ciencia ficción, al diseño, al cine, a la literatura o a la arquitectura efímera, o si le sobra una hora para coger su tren y afuera llueve. La exposición está articulada por temas: Alien worlds, Time and paralell worlds, Virtual worlds, Future worlds, The end of the world, y The perfect world. Lo que puede encontrarse en cada uno de estos apartados tal vez no resulte sorprendente, así como el hecho de que si hablamos de literatura y de ciencia ficción nos toparemos con Verne y H.G. Wells, con Frankenstein y La mujer en la luna de Fritz Lang. En medio de la sala, una reproducción de la cabina de policía de Doctor Who. En una de las vitrinas, el coche –de juguete– de Regreso al futuro. Pero también cosas menos obvias, más inesperadas, como una secuencia de A través del espejo, un ejemplar de La naranja mecánica y una carta mecanografiada de George Orwell a su editor, donde le expone sus cuitas respecto a la calidad del manuscrito que le envía y sus dudas respecto al título de lo que sería 1984. En la misma vitrina, una copia “autorizada” de la novela, con una explicación a la palabra entrecomillada, publicada en Polonia: se trata de una copia manuscrita o mecanografiada de la novela (esto sí que es ciencia ficción). Y por último, pero no menos importante, un recorrido por las manifestaciones de la ciencia ficción en la literatura desde nada menos que Luciano de Samósata, que ya en el  año 170 narrara un viaje imaginario a la Luna con detalladas descripciones de sus pobladores y las costumbres de estos, y algunos especimenes bibliográficos más que interesantes. A la salida, claro está, un capuccino. Parafraseando a Shakespeare, All is well that ends well.

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en De hojas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s