La particular tristeza de la tarta de limón: realismo mágico californiano


En los momentos más fáciles y en los más complicados recuerdo que creo firmemente en la ley de la compensación. Cuando termino un trabajo complejo me doy cuenta de que siempre ha habido algo ahí que ha quitado hierro al asunto, como cuando se añade agua a una salsa demasiado espesa: es el contrapunto necesario para dar la distancia precisa, olvidar la dureza y la tensión y, en muchos casos, darte cuenta de que esa frase que parece intraducible en el fondo no era tal.

Compré The particular sadness of lemon cake en Barnes & Noble de la 82 con Broadway, y fue una compra por impulso en toda regla. Desde la mesa de novedades me llamó la atención el título (ay, esa pasión mía por los títulos larguísimos), atracción consciente a la que seguí sin hacerme preguntas después, seguramente, de haber sido víctima de otra atracción, primaria e inconsciente, ejercida por el color turquesa eléctrico de la portada y el amarillo de la tarta de limón. Excelentes críticas en periódicos de San Francisco, Boston, Nueva York y Miami. Y arriba del todo, el rótulo “NATIONAL BESTSELLER”. La autora, Aimée Bender, una completa desconocida para mí. La sinopsis me habla de una niña que en la víspera de su noveno cumpleaños descubre, al probar un bocado de la tarta de limón que acaba de preparar su madre, que puede descubrir las emociones de quien ha preparado la comida. Su don, que mantiene en secreto, se convertirá en fuente de inmenso dolor y sufrimiento durante unos años, para dar lugar al nacimiento de una joven que dista mucho de los cánones al uso. La historia, contada por ella misma con un estilo seco y abrupto, es la historia de una familia media que vive en Los Ángeles, una familia trabajadora, padre inmigrante que se ha hecho a sí mismo, madre de familia insatisfecha y hermano que se marcha. Los ingredientes del pastel no pueden ser más tópicos. La manera de resolver la historia, no lo puede ser menos. La proverbial incomunicación entre padres e hijos, entre hermanos y hermanas, entre mayores y pequeños también está en el libro, pero no como siempre. La proverbial incomunicación entre los componentes de una pareja desgastada por la convivencia y por dificultades cotidianas para salir adelante, tampoco. Sobre la historia gravita una común actitud de aceptación del destino teñida, o suavizada, por la capacidad inmensa que tienen los personajes para acomodarse sin que duela, para buscar en su interior un recurso que les permita seguir adelante sin hacer daño a quienes les rodean. Rose Edelstein se encontrará a sí misma después de un largo viaje que la ha permitido encontrar a quienes la rodean, después de averiguar el secreto que oculta su madre, después de que su padre la revele el suyo, después de que su hermano desaparezca en extrañas, muy extrañas, circunstancias. Visto desde fuera debo confesar que no me convence del todo cómo se resuelve el final, no tanto la última página, que redondea la historia adecuadamente, como las páginas previas, que me parecen un tanto forzadas. Pero me gustó la extraordinaria dosis de realismo mágico en una novela que se intuía previsible. Me gustó el trazado de los personajes, tan especiales todos en su normalidad, mientras el más normal de todos ellos resulta ser el genio de secundaria. Me gustó su humanidad, su tono un poco naif, lo original de su planteamiento. Y lo más importante, me acompañó durante la última fase de un trabajo extraordinariamente complejo: la edición de un compendio de artículos periodísticos de Gabriele d’Annunzio que verá la luz en septiembre, en Fórcola Ediciones. La tarta de limón fue el contrapunto dulce de un espresso concentradísimo: sus frases cortas, el equilibrio después de otras que ocupaban casi un párrafo; la ausencia de adjetivos, la precisión y la narración con estilo casi de crónica, el equilibro a unas crónicas donde la divagación y la profusión de epítetos me obligaban a retirar el teclado en más de un caso. Sí, cada traducción tiene su ángel de la guarda para que no se malogre: y el del dueño y señor del Decadentismo resultó ser un pastel de limón horneado en casa en Los Ángeles, California. ¿Quién será el próximo?

 

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en De libros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La particular tristeza de la tarta de limón: realismo mágico californiano

  1. Susana dijo:

    Hola! Lumen la editará en España este otoño… saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s