Annus mirabilis


Queridos lectores:

En esta entrada de hoy, última de 2011, no podré hablaros de un libro en concreto. Por eso he decidido contaros la historia de todos estos que se quedaron sin leer y que espero sean los primeros en 2012. Todos tienen una historia detrás, todos se han quedado sin leer porque no ha faltado el trabajo y esta semana no he podido preparar un post sobre uno en concreto porque estoy ultimando la que será mi próxima criatura. Son libros escritos o editados por amigos, como Los ensimismados de Paul Viejo con el que la editorial Páginas de Espuma le ha puesto de largo como cuentista, o Tintín-Hergé, una vida del siglo XX de Fernando Castillo, que edita Fórcola. El molino junto al Floss de George Eliot es una edición de Bruguera del año 1969, con traducción de Mauro Armiño, que compré en Barcelona, en la librería de viejo que inspiró a Zafón su tetralogía, cuya visita me recomendaron David Soler y Nuria Sebastián cuando fui allí a presentar las Crónicas Literarias y Autorretrato de d’Annunzio. Necesitaba una cita de él para el libro que estaba traduciendo en ese momento, que saldrá en 2012 y del que os daré cuenta en su momento. El jardín secreto, de Frances H. Burnett y publicado por Siruela me lo regaló un amigo con el que estaba tomando un café: yo estaba hojeando el último número de Harper’s Bazaar y mi horóscopo decía que tenía que leer ese libro. Nos reímos mucho, me regaló el libro… y se quedó sin leer. Elegy for April… si amo a John Banville como escritor, su alter ego me vuelve loca, porque leo sus libros como él los escribe: disfrutando de la historia sin preocuparme del estilo ni de la estructura. Pero la tercera entrega de Quirke se me ha quedado también sin abrir, y eso que la compré ya con un considerable retraso. Y Bill Bryson, mi último y definitivo hallazgo, descubierto a través de otro amigo: compré este sobre Shakespeare en la librería de la Abadía de Westminster, el pasado verano. Mientras su última entrega, la Historia sobre la vida privada, sigue siendo una de las estrellas en las listas de más leídos, yo me he ido un poco por las ramas: el libro promete. Así que ahí están, esos pobres castigados, esperando que se cumpla el plazo de entrega y me lance a su lectura como el arpa espera la mano de nieve que sabe arrancarle una nota, en unas vacaciones navideñas un poco atrasadas.

Y ahora, el balance: en 2011 vieron la luz estas dos hermosas criaturas, que me han reportado muchas satisfacciones y de las que me siento moderadamente orgullosa. El próximo año serán, al menos, otras cuatro, con lo que ya duplico la cifra. Mi deseo de las doce uvas es más de lo mismo,  pero “más” como cuando te sirven la segunda copa de vino: con tiento, con moderación, sabiendo que en exceso emborracha y embota y se deja de disfrutar. Seguir traduciendo, escribiendo y contando historias de libros y amistad, libros leídos y libros traducidos, aunque a veces parezca este patio el almacén ese de recuerdos contra el Alzheimer. A fin de cuentas, la literatura no es más que el acto de convertir los recuerdos en seres macizos, para siempre.

Feliz 2012, que vendrá pleno de aniversarios conmemorativos y acontecimientos literarios.

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s