Cadena perpetua


San Valentín, dos días atrás, habrá traído consigo numerosas celebraciones del amor. La primavera, de inminente estallido, traerá seguramente alguna boda. ¿Cuántos de vosotros conocéis a alguien que se sentirá identificado con esta historia? La historia de un amor falso sellado con oro y brillantes y apoyado tal vez de por vida en la monotonía y la indolencia, una Cadena perpetua, cuenta de un collar que hoy enfila Camino Gallego en De libros y de hojas. Espero que os guste.

Pensé que había muerto hasta que me oí respirar. Tenía la boca tan seca que creí que me ahogaría. Miré a mi izquierda y vi su pecho crecer y encogerse. Intenté seguir su ritmo, pero, incluso dormido, respiraba más rápido que yo. Agitado. Llené de aire mis pulmones, leen-ta-meent-te, y lo expulsé con voluptuosidad. Varias veces. Me tranquilicé. Sin hacer ruido me levanté. Él siguió durmiendo.

Se me había clavado la pulsera que me regaló en la muñeca, cada uno de los brillantes marcados en la piel.

Todas las mujeres llevaban trajes costosos de telas innombrables y joyas costosas de colores innumerables.

 Los zapatos de tacón me hacían daño. No sabía cómo colocar los brazos, ni las piernas. Se me olvidó que me habían maquillado, me restregué los ojos y me manché la mano de rimmel y sombra.

–Éste es nuestro regalo para Juan –dijeron mis padres.

Le había comprado unos gemelos de oro blanco, preciosos: una curva cerrada acabada en dos esferas; una ce historiada, un círculo incompleto. Me encadenaron a él con un reloj omega de platino y brillantes, muchos brillantes, mucho platino y mucho omega.

–Era el reloj de mi madre –dijo–, pero he mandado que le pongan un cierre de seguridad para que no lo pierdas nunca.

 Al cerrarlo, un chasquido; el ruido sordo y metálico que escucha el preso desde su celda.

Podéis leer más relatos de Camino Gallego en su blog Easy Rider:
http://easyridersiguiendomicamino.blogspot.com/2007/07/cadena-perpetua.html

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en Se enfilan collares. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s