El diván del Príncipe de Emgión


salón vacíoEl pasado día 2 de abril asistí, en representación de Asociación Canal Literatura y con la acogida de  la Embajada de Suecia en Madrid, a la presentación de El Diván del Príncipe de Emgión, de Gunnar Ekelöf, editado por Libros del Innombrable. Presentó el acto la escritora Clara Janés acompañando a Raúl Herrero, editor, Francisco  Uriz, traductor, y Natalio Bayo, que se ha encargado de las ilustraciones. Se trata de la primera parte de una trilogía compuesta por tres poemarios, El diván del príncipe de Emgión (1965), La leyenda de Fatumeh (1966) y Guía para el Averno (1967), en la que el escritor sueco da rienda suelta a su literaria pasión por el Oriente y trata sus temas favoritos: la soledad, la marginación, el amor, la muerte y los sueños. Clara Janés confesó su fascinación por esta pieza que habrá leído “cuarenta o cincuenta veces”. Yo poco puedo decir del libro -al contrario de lo que es costumbre en este universo-, que aún no conozco, pero sí me gustaría transmitir algunas claves de la labor del traductor en la difusión de la cultura que Francisco Uriz mencionó durante el acto y con las que no puedo estar más de acuerdo.

Afirmaba sentirse como un náufrago que lanza mensajes en una botella; siente que su tarea es casi unilateral, de emisor, pero siempre confía en que esos mensajes (sus traducciones) que mete dentro de una botella lleguen a algún lector, en algún momento y en algún lugar. Porque “si en el mundo literario el traductor de poesía es un marginado, si además traduce lenguas de alcance restringido es el paria de los marginados”. Dice además que se considera un náufrago afortunado, porque sus mensajes han llegado, y agradece la implicación y la tarea de las pequeñas editoriales que sirven, en estos casos, de botella transportadora. Sus mensajes han llegado tan lejos que a nosotros nos ha traído a los principales poetas suecos (a los que de otro modo no podríamos leer muchos de nosotros) y a él le valieron, en 1995, el Premio Nacional de Traducción. Raúl Herrero agradeció la colaboración financiera de la Academia Sueca, un factor que resulta decisivo para el trabajo de las pequeñas editoriales. Natalio Bayo defiende la importancia del oficio en su especialidad, algo extrapolable a casi todas las profesiones, y habló de la importancia de ser versátil -también el traductor ha de serlo-, de su orgullo de “pintor” en el amplio sentido de la palabra y su animadversión por esa denominación descafeinada y equívoca de “artista” (“Hoy todos son artistas”).

ponentesAsistir a la presentación de un libro es siempre una ocasión importante. Sí, el mercado está saturado, se publica mucho, no podemos leer todo… pero también es importante mantener un acervo cultural y literario clásico y no dejar que caigan en el olvido ni obras ni autores que, ya sea por la época a la que han pertenecido o por que la lejanía cultural o geográfica nos complica su conocimiento, o porque no pertenecen al mainstream literario están condenados al desconocimiento y sólo cuentan con estas iniciativas para seguir mostrándose a todos los públicos. Gunnar Ekelöf, del que esta autora no sabe nada, ocupó el sillón número 18 de la Academia Sueca, razón por la que no recibió un Nobel que, según la propia embajadora nos explicó, habría merecido tener.

 

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en News&Events y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s