El celemín de trigo – Copulando como monos


“Es preferible deberle a un señorito mil reales que a un gorrino un celemín de trigo”

 Gisele%20BundchenVivimos tiempos de prisas y de brevedad. Todo ha de hacerse rápido y en el momento, y su pervivencia en el tiempo es pareja. Y tal vez no se puede ir contra el signo de los tiempos: hay que someterse a él y hacer lo que se pueda lo mejor posible. En otras ocasiones, la falta de tiempo y las imposiciones de premura sirven de excusa perfecta para hacer las cosas mal o a medias. Y a mí me molestan las cosas hechas mal o a medias. Sobre todo cuando hacerlas bien cuesta poco esfuerzo y cero dólares. Como poner, en una reseña, comentario o tuit, quién ha traducido un libro del que hablas o un párrafo que reproduces. O decir en Facebook de qué muro coges un comentario, una noticia o un post, muy especialmente si se trata de un texto original del propietario de dicho muro y aunque dicho propietario no sea Borges ni Steve Jobs ni Buda sino Hortensia Prieto, de Zamora, a la cual ni conoces siquiera. Citar al traductor de un libro es de recibo, demuestra respeto por el trabajo de otros (el mismo que debemos sentir por el nuestro), es síntoma de atención y muestra de elegancia y lo manda el rigor bibliográfico. Por si esto fuera poco, a todos aquellos que lo siguen obviando u olvidando, les diré otra cosa: es incluso una labor social y un modo de crowfunding que no te cuesta un céntimo y del que ningún intermediario se queda un porcentaje. Que se asocie el nombre del traductor al texto del que se habla permite a quien lee la reseña conocer al hombre o la mujer que hay detrás de esa versión nueva que será la única que puedan manejar algunos, no olvidemos eso. Es la tarjeta de presentación del traductor, lo que le ayudará a darse a conocer, mostrar su trabajo a quien puede dárselo. Porque un traductor independiente no puede manifestarse para que la Gran Cabra Amaltea le dé un puesto o un subsidio; a él no le sirve indignarse y reclamar su derecho al trabajo en una sentada popular. ¿O acaso pixelan la cara de Giselle Bundchen cuando anuncia unas bragas? No, porque el hecho de que las lleve puestas Giselle Bundchen hace que el posible comprador las perciba de otra manera. Las bragas, digo. Pues esto es lo mismo. No sacrifiquen el rigor ni la corrección por unos granos de tiempo en el reloj de arena, o por unos cuantos caracteres tipográficos, o acabaremos todos copulando como los monos, en cosa de segundos, al estilo tuitliri.

Grupo_De_Monos

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en El celemín de trigo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El celemín de trigo – Copulando como monos

  1. Cuánto habría que decir acerca del descuido (que no de las prisas, que son excusa) a la hora de comunicarnos en las redes sociales. Un abrazo, linda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s