Que diez años no es nada…


Carlos Fortea, presidente de ACEtt hace entrega del X Premio Esther Benítez a Celia Filipetto

Carlos Fortea, presidente de ACEtt hace entrega del X Premio Esther Benítez a Celia Filipetto

“Conocí” a Esther Benítez cuando yo aún era adolescente. Hablaba por la tele. Me fijé en su nombre y en su profesión, que era a la que yo aspiraba a ejercer algún día, casi con la completa seguridad de que no llegaría, con todo en contra. Instaba a los lectores a quejarse a las editoriales cuando encontraran una traducción mal hecha. A mí me impresionó su gracia al decir una cosa así, su seguridad de quien sabe de qué habla, su aspecto de mujer moderna, trabajadora, intelectual, tocada además por la fascinación que imprime siempre aparecer en la tele. Nunca la vi en persona.

El pasado viernes, 11 de diciembre entregamos en Madrid el premio que lleva su nombre. Hace diez años que lo entrega la Asociación de Traductores, ACEtt, a la que pertenezco. Hace cinco que pertenezco a ella, diez que volví a quedarme sin trabajo –y a regresar, por ende, a traducir desde el cuartito que hay al lado de la cocina–, más de veinte que publiqué mi primer libro traducido. Y con todo, a fecha de hoy no soy ni joven ni mayor, ni traductora prolífica ni novata. Soy “something in between”. A veces me parece mentira haber llegado hasta aquí (sí, con todo en contra). Pero ese “ahí en medio” donde estoy, con un bagaje a las espaldas, con algún contrato a medio plazo y –algo muy importante en una profesión tan solitaria– con un montón de colegas que valen un imperio, es un lugar real: tal vez lo que deseé aquel día, cuando vi a Esther Benítez hablar por televisión.

Manuel Rico y Carlos Fortea, presidentes de ACE Escritores y ACE Traductores, respectivamente, abren el acto.

Manuel Rico y Carlos Fortea, presidentes de ACE Escritores y ACE Traductores, respectivamente, abren el acto.

El viernes la recordábamos en una mesa redonda moderada por Isabel García Adánez (ganadora del primer certamen) en la que participaron José Luis López Muñoz y Miguel Sáenz, que nos ofrecieron un retrato del aspecto humano, profesional y reivindicativo de Esther –retrato que completó el que nos hizo su hijo Mauro– impagable para aquellos que no tuvimos la fortuna de conocerla. Esther militante política, Esther cargada con carpetas de contratos para estudiar si eran justos, Esther preparando cenas en su casa, donde recibía con frecuencia, Esther traduciendo en el escritorio de la habitación de sus hijos, de donde tenía que quitar la máquina de escribir cuando ellos llegaban del colegio. La historia de Esther Benítez es, en definitiva, la del crecimiento de una profesión y del nacimiento de una asociación que ha llegado a ser lo que es hoy gracias a los esfuerzos y al oficio de muchos.

Comentábamos cuánto han cambiado las cosas desde entonces, cuán menos reivindicativos éramos ahora de lo que eran los de entonces, cuán menos peleones… Pero cada uno ha de luchar en la guerra que le toca, y ahora también hay batallas pendientes y retos que antes no estaban. Tal vez somos más burgueses, o nos cansamos antes; tal vez nos hemos encontrado con muchas cosas hechas… Pero hemos decidido seguir trabajando, dando golpes al yunque, para que esto no se pare. Y lo estamos consiguiendo, aunque aún quede mucho por hacer.

Esther Benítez (Ferrol, A Coruña, 1937-Madrid, 2001) fue la traductora de diversos autores italianos (Calvino, Pavese, Manzoni o Maupassant) y franceses, entre los que cabe citar la serie El pequeño Nicolás de Sempé y Goscinny. En 1978 recibió el premio Fray Luis de León por su traducción de Nuestros antepasados, de Italo Calvino, y en 1992 el Premio Nacional de Traducción por el conjunto de su obra.

Han recibido el premio que lleva su nombre, en 2014: José Luis López Muñoz por Sensatez y Sentimiento, de Jane Austen; en 2013 el premio recayó ex aequo en las traducciones de La señora Bovary, de Gustave Flaubert, a cargo de María Teresa Gallego Urrutia, y La pequeña Dorrit, de Charles Dickens, que realizaron a cuatro manos Carmen Francí e Ismael Attrache. En 2012 recibió el premio Gabriel Hormaechea por Gargantúa y Pantagruel, de François Rabelais, y en 2011 otra traducción a cuatro manos: la realizada por Montserrat Gurguí y Hernán Sabaté, de Sangre vagabunda, de James Ellroy. Un recuerdo cariñoso para ambos, tristemente fallecidos ya. En 2010 el premio correspondió a Daniel Najmías, por París Francia, de Gertrude Stein, y en 2009, también ex a quo, lo ganaron Pedro Pérez Prieto, por Los sonetos de William Shakespeare y Jesús Zulaika Goikoetxea, por La casa de los encuentros, de Martin Amis. No todas las traducciones ganadoras han sido al castellano: las traducciones a otras lenguas españolas pueden igualmente optar al premio, en virtud de las bases. En 2008 se hizo con el galardón la traducción al catalán que Dolors Udina realizó de Diari d’un mal any, de John Maxwell Coetzee. Nos gustan las traducciones a cuatro manos: en 2007 Isabel Ferrer y Carlos Milla, autores de la traducción de La gran marcha, de E. L. Doctorow, ganaron la segunda edición del premio. En la primera convocatoria, celebrada en el año 2006, lo ganó Isabel García Adánez, por su traducción de La montaña mágica, de Thomas Mann.

Los premiados, desde 2006 hasta hoy

Los premiados, desde 2006 hasta hoy

El pasado viernes, además de la lectura de alguna de estas traducciones premiadas bien a cargo de sus autores –si estaban presentes– o a través del vídeo o de las cartas enviadas por ellos, pudimos escuchar una breve selección de textos traducidos por Esther Benítez en las voces de Alberto Sesmero y Carolina Smith, y de otra selección de fragmentos de las traducciones galardonadas en el curso de estos diez años de celebración.

Como no podía ser de otro modo, cerramos el acto con la entrega del premio a la ganadora de la presente convocatoria, que recayó en Celia Filipetto por su traducción de Las deudas del cuerpo. Tercera entrega de la famosa tetralogía de Elena Ferrante que tantos éxitos está cosechando, ésta es una muestra más de la importancia de nuestra labor, de nuestra contribución a la difusión de la literatura en otras lenguas y también a la industria editorial española, que publica un nutrido porcentaje de traducciones. Enhorabuena, Celia, por este merecido premio.

 

 

Anuncios

Acerca de Amelia Pérez de Villar

Traductora por el Institute of Linguists of London, he publicado las traducciones La nave de Ishtar, de Abraham Merritt (Valdemar 1991), Sound Bites, de Alex Kapranos (451 Editores, 2007), La estrategia del colibrí, de Francesco Morace (Ed. Experimenta, 2008) Ensayistas y Profetas, de Harold Bloom (2010) Escribir ficción (2011) y Criticar ficción (2012) de Edith Wharton, y Novelistas de Henry James en 2012 (Páginas de Espuma). Debuto en septiembre de 2011 como autora de la edición (traducción, prólogo y notas) de las Crónicas literarias y Autorretrato de Gabriele d'Annunzio (Fórcola Ediciones). Como autora, he publicado relatos en diferentes antologías y revistas, algunos de ellos finalistas de concursos, como "Manuela" (Los nuestros son todos, Fundación Civilia, 2005), "Escena con fumador en blanco y negro" (Canal Literatura, 2007, ganador del Tercer Premio) o "Si yo tuviera el corazón", publicado en el último número de la revista Renacimiento. En febrero de 2012 he publicado el ensayo biográfico Dickens enamorado (Fórcola); y en mayo de 2016 mi primera novela, El pulso de la desmesura (Fórcola). He sido también redactora en prensa escrita y colaboradora en la publicación digital Notodo.com. Más información en mi página web: www.ameliaperezdevillar.com
Esta entrada fue publicada en De translatio et al. y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s